Santo Tomás de Aquino

En los estudios filosóficos y teológicos se sigue la enseñanza de Santo Tomás de Aquino, llamado el Doctor común de la Iglesia, porque, según León XIII, San Pío X y Pío XI, «al haber estudiado extensamente los Padres de la Iglesia, heredó en cierto modo la inteligencia de todos ellos, y refutó con antelación todos los errores futuros».

La ‘Suma teológica’

Monseñor Lefebvre, según las directivas de San Pío X, quiere que la Suma teológica del Doctor angélico en latín sea el manual de los seminaristas:

La Suma podría resumirse así: Venir de Dios para volver a Dios por medio de Dios, tal es el destino del hombre. ¡Qué maravilla! ¡Qué programa! La enunciación de este programa en la escuela de Santo Tomás nos lleva constantemente a la admiración y a la contemplación de los misterios de la sabiduría, de la ciencia y de la caridad de Dios, y de su misericordia hacia sus creaturas humanas».

El aspecto espiritual de la ‘Suma’

«En la Suma se encuentra todo: teología dogmática, moral, mística; y desde entonces no ha sido nunca superada. Todos los manuales se inspiran en Santo Tomás, pero falta en ellos su espíritu, el Espíritu Santo que sopla en Santo Tomás. Y, sin embargo, la lectura de Santo Tomás es bastante árida. Pero aun así, muy a menudo hay una o dos frases bien expresivas que resumen el aspecto espiritual de la doctrina enseñada y que abren horizontes extraordinarios».

‘Hagan su síntesis’: la cual se llama Jesucristo

Esta es la única consigna dada por el fundador a sus seminaristas: «¡Hagan su síntesis!» Es lo que explica el reglamento de los seminarios de la Fraternidad en lo que concierne a los estudios:

Los seminaristas tratarán de aumentar su fe y su conocimiento de Nues­tro Señor Jesucristo y de la obra de la Redención que El vino a realizar, por un estudio meditado de las realidades naturales y sobrenaturales que les enseñan la filosofía, la teología, la Sagrada Escritura, la historia de la Iglesia, el derecho canónico, esforzándose por reunir todas las cosas en Nuestro Señor Jesucristo, recapitulare omnia in Christo, bajo la égida de Santo Tomás de Aquino».

Por consiguiente,

aprenderán a conocer perfectamen­te los escritos del Doctor angélico, y especialmente la Suma teo­lógica, donde hallarán el alimento más seguro para una fe esclarecida, una piedad profunda, una predicación eficaz y ardiente» (Reglamento de los seminarios).