Una conversión intelectual

Marcel Lefebvre reconoce haber hecho en el seminario, estudiando a los papas, una verdadera conversión intelectual.

Para mí fue una revelación. Durante mis estudios en el colegio, no había yo entendido lo que está en juego en este combate de la Iglesia por la Iglesia y la Cristiandad. Recuerdo haber llegado al seminario con ideas equivocadas, que fui corrigiendo durante mi seminario. Yo creía, por ejemplo, que era excelente que el Estado estuviese separado de la Iglesia. ¡Sí, yo era liberal!"
 

Me di cuenta de que tenía muchas ideas erróneas. Me sentía feliz de aprender la verdad, feliz de comprender que estaba equivocado, que tenía que cambiar mi manera de concebir ciertas cosas, y eso sobre todo estudiando las encíclicas de los papas que nos mostraban precisamente todos los errores modernos: esas magníficas encíclicas".