Vicario apostólico

Monseñor Lefebvre es nombrado Vicario apostólico, y luego Arzobispo de Dakar

Importancia de Dakar

Mientras ejerce como superior del seminario de filosofía de Mortain, en Normandía, una llamada telefónica reclama al Padre Lefebvre en África: el papa Pío XII lo ha designado Vicario apostólico de Dakar, en Senegal. Un vicario apostólico goza del carácter episcopal, pero no de poder ordinario sobre su territorio, el cual depende directamente del papa: es vicario del papa.

Consagrado obispo

La ciudad de Dakar es entonces la capital del África Occidental Francesa (AOF), que reagrupa ocho países que todavía son colonias francesas: Senegal, Guinea, Nigeria, Costa de Marfil, Alto Volta, Togo, Dahomey y Sudán francés. Es consagrado obispo en Lille el 18 de septiembre de 1947 por el cardenal Liénart, asistido por Monseñor Jean-Baptiste Fauret, su antiguo superior en Gabón, y por Monseñor Alfred Ancel, su antiguo condiscípulo en el Seminario francés de Roma.

Una situación totalmente nueva

Enseguida emprende la visita de su vicariato, situado alrededor de Cabo Verde, en la punta occidental de África. Es un país semidesértico que contrasta con Gabón. Los cincuenta mil católicos repartidos entre la ciudad de Dakar y los pueblos del litoral, con misiones en el interior de Senegal, se ven confrontados a un millón y medio de musulmanes. Monseñor Lefebvre debe hacer frente a una situación enteramente nueva para él. Durante la guerra, su predecesor, Monseñor Grimault, había mantenido como pudo los puestos existentes, pero ahora hacía falta un reordenamiento, para volver a lanzar la misión entre los paganos.